(+34) 671 19 47 92

Hazte de nuestro club, regístrate  y acumula puntos para descontar en próximas reservas

Olores, colores y sabores, salud en primavera, Alpujarra – Andalucía

No dejes pasar la oportunidad de viajar a nuestra tierra durante esta maravillosa estación, te esperan momentos muy especiales y un ambiente totalmente distinto a lo que has conocido. Hay diferentes formas de descubrir Andalucía, disfrutando de sus costas y playas, siguiendo una ruta monumental, recorriendo sus espacios naturales, practicando deportes al aire libre, saboreando nuestra variada y rica Dieta Mediterránea, pero si nunca has podido visitarnos durante la Semana Santa, pues entonces tienes que venir. Espacios donde se mezclan la música de los tambores, el colorido de las flores y el arte de las esculturas religiosas, creando así una estampa mágica. Ven y deleitate con la experiencia.

Un viaje diferente, el mapa de Andalucía con videos espectaculares…. en nuestra Web!!


Casa Rural en la Alpujarra

Casa Rural en la #Capileira. Un #pueblo donde disfrutar de la #paz y el #descanso.
? bookings@catifalarga.com
☎️ +34 671194792
Sensaciones y bienestar
www.catifalarga.com

Olores, colores y sabores, salud en primavera, Alpujarra – Andalucía

No dejes pasar la oportunidad de viajar a nuestra tierra durante esta maravillosa estación, te esperan momentos muy especiales y un ambiente totalmente distinto a lo que has conocido. Hay diferentes formas de descubrir Andalucía, disfrutando de sus costas y playas, siguiendo una ruta monumental, recorriendo sus espacios naturales, practicando deportes al aire libre, saboreando nuestra variada y rica Dieta Mediterránea, pero si nunca has podido visitarnos durante la Semana Santa, pues entonces tienes que venir. Espacios donde se mezclan la música de los tambores, el colorido de las flores y el arte de las esculturas religiosas, creando así una estampa mágica. Ven y deleitate con la experiencia.

Un viaje diferente, el mapa de Andalucía con videos espectaculares…. en nuestra Web!!


Casa Rural en la Alpujarra

Casa Rural en la #Capileira. Un #pueblo donde disfrutar de la #paz y el #descanso.
? bookings@catifalarga.com
☎️ +34 671194792
Sensaciones y bienestar
www.catifalarga.com

?? Catifalarga propone un menú especial para el Día de San Valentín afrodisiaco ✨✨

El próximo fin de semana es perfecto para darte una escapada, ya sea con tu pareja, familia o amistades. El viernes es el Día de los Enamorados y Catifalarga te propone un menú que se compone de aperitivos, entrante, plato principal y postre.

Este menú tiene como  entrante mejillones tahi al curry amarillo, con leche de coco, citronella y hojas de lima kaffir, regados con cilantro, un manjar de dioses y El principal un pulpo en costra de pimienta y té ahumado, se acaba a la brasa, servido con una parmentier de raiz de apio y berros, una mezcla sutil de sabores que te mandan al cielo y para terminar, un postre italiano, un Sgropino siciliano, sorbete de limón,  vodka, un toque de menta, un homenaje a viejos tiempos,  ideal delicia digestiva.

El menú tiene un precio de 35 € por persona, en los que no están incluidos el vino, agua y café (Iva Incluido). Los interesados en reservar pueden hacerlo acudiendo presencialmente a La Casa Rural, llamando al número de teléfono +34 633 183 589, o escribiendo a la dirección de correo electrónico bookings@catifalarga.com

Catifalarga en el Pueblo de Capileira ha diseñado un menú especial para todas aquellas parejas que quieran celebrar en el lugar el próximo viernes 14 de febrero el Día de San Valentín.

Planes románticos en Capileira


Las Lupercales

Uno de los rituales de la antigua Roma con más carga sexual y cuya finalidad era la exaltación de la fertilidad, era la festividad de los Lupercales, que cada 15 de Febrero se realizaban en torno al monte Palatino.

Su nombre deriva de lupus (lobo), en referencia al Fauno Luperco, romanización del griego Pan, dios de los bosques, la agricultura y el pastoreo. Luperco era el dios de la fertilidad y de la sexualidad masculina desenfrenada, dotado de una gran potencia y apetito sexual.

Significado de las Lupercales

En esta festividad se entroncan los mitos fundacionales de Roma así como con los ritos de purificación y preparación ante la estación de fertilidad que se avecina. Ya que el 15 de Febrero  marca el final del invierno y la proximidad de la primavera, por lo que es necesario celebrar ritos propiciatorios para obtener una buena cosecha.

Es decir, la Lupercalia es una fiesta de purificación colectiva, donde se usa la flagelación como símbolo para transmitir las energía fecundadora y la virilidad del macho cabrío, personificado en los jóvenes Lupercos, como portadores de una vitalidad relacionada con la naturaleza salvaje.

Reconstrucción del panel de las Lupercales del Ara Pacis.

Como curiosidad añadir que el origen del nombre del mes de Febrero está relacionado con esta festividad, ya que se baraja que su nombre viene o de las tiras de piel, denominadas Februa, utilizadas en este ritual, o de la deidad sabina Februo o del sobrenombre de Juno Februalis, la que purifica.

El inicio de este ritual se da en la gruta del Lupercal, en la cual Rómulo y Remo fueron amamantados por la loba. En esta gruta, situada en el monte Palatino, se sacrifican varias cabras y un perro [Ovidio (Fasti II, 361)], ambos considerados como animales impuros.

Después del sacrificio, dos jóvenes se acercaban al altar, y eran ungidos en la frente con la sangre del cuchillo utilizado durante el sacrificio [Plutarco (Romulus, 21,10)], a continuación se les limpiaba la sangre con un pedazo de lana empapado en leche, y los dos jóvenes entonaban unas carcajadas rituales.

Con la piel de los animales sacrificados se realizaban unas tiras de cuero denominadas februa. Así los Lupercos, vestidos con las pieles de los animales sacrificados [(Justiniano 43, I, 7)], o bien desnudos según otros autores (Ovidio, Fasti II, 267, 300), iniciaban una carrera frenética alrededor del monte Palatino donde azotaban y fustigaban con sus februa a todo aquel que encontrasen a su paso, sobretodo a las mujeres, para asegurar su fertilidad, ya que ser azotado por los Lupercos era un acto de purificación, denominado februatio.

Podemos imaginar que el clima general durante la celebración de estas carreras era de desenfreno y frenesí, así algunos autores como Cicerón se avergonzaban de haber visto participar a conocidos suyos en esta festividad. Además seguramente esta festividad estuviese acompañada también de un banquete ritual con la carne de los animales sacrificados y regada de bastante vino  [Valerio Máximo (II, 2,9].

El origen de esta festividad según nos relata Ovidio (Fasti II, 425-452) se sitúan en el reinado de Rómulo y Remo, donde las Sabinas tras ser raptadas por los latinos, perdieron su esterilidad. Tras consultar el oráculo de la diosa Juno, en el bosque Esquilo, ésta respondió: » Italidas matres, inquit, sacer hircus inito!» (Que un cabrío sagrado penetre las mujeres de Italia), por lo que un adivino etrusco reinterpretó esta enigmática frase dando inicio al citado ritual.

Los Lupercos constituían una cofradía de sacerdotes, elegidos anualmente entre los ciudadanos más ilustres de la ciudad. En los orígenes de esta festividad debían ser adolescentes que habían vivido de la caza y el merodeo en el bosque, es decir, como lobos-humanos, en su etapa de transición a la edad adulta.

A pesar de que en el año 100 a.C., algunos autores ya consideraban esta festividad como “licenciosa”, ya que es una festividad con una alta carga de sexualidad, durante los años de gobierno de Augusto, las Lupercales recobraron gran importancia, debido a su preocupación ante la falta de nuevos nacimientos entre los ciudadanos romanos.  De la importancia de esta festividad también nos hablan algunos textos, ya que nos dicen que la efectividad de estos azotes para la fertilidad de la mujer era mucho más poderosa que cualquier otro conjuro o poción.

También cuenta la tradición que durante estas fiestas las jóvenes introducían en una caja prendas de ropa femenina, después los muchachos iban sacando las diferentes piezas y se emparejaban con su dueña.

El fin de las Luparcales

Es con el emperador Teodosio, con el decreto del año 345 d.C. cuando las lupercales empiezan su fin, ya que declaraba ilegal el paganismo, condenando a muerte la adoración de ídolos y la realización de sacrificios a los dioses antiguos. Por lo que el colegio de Lupercos desaparece y la fiesta comenzó a distorsionarse, y aunque la festividad se seguía celebrando, ésta fue perdiendo su esencia siendo sustituida progresivamente por actos y cantos de carácter festivos pero permitidos.

A pesar de todo esto, su desaparición oficial no se dio hasta un siglo después, bajo el papado de Gelasio (492-496) quien volvió a decretar la desaparición absoluta de esta festividad, aunque para ello, tuvo que cristianizar esta festividad, instituyendo la fiesta de “San Valentín”, mártir cristiano muerto en el año 270 d.C.

Fuente

?? Catifalarga propone un menú especial para el Día de San Valentín afrodisiaco ✨✨

El próximo fin de semana es perfecto para darte una escapada, ya sea con tu pareja, familia o amistades. El viernes es el Día de los Enamorados y Catifalarga te propone un menú que se compone de aperitivos, entrante, plato principal y postre.

Este menú tiene como  entrante mejillones tahi al curry amarillo, con leche de coco, citronella y hojas de lima kaffir, regados con cilantro, un manjar de dioses y El principal un pulpo en costra de pimienta y té ahumado, se acaba a la brasa, servido con una parmentier de raiz de apio y berros, una mezcla sutil de sabores que te mandan al cielo y para terminar, un postre italiano, un Sgropino siciliano, sorbete de limón,  vodka, un toque de menta, un homenaje a viejos tiempos,  ideal delicia digestiva.

El menú tiene un precio de 35 € por persona, en los que no están incluidos el vino, agua y café (Iva Incluido). Los interesados en reservar pueden hacerlo acudiendo presencialmente a La Casa Rural, llamando al número de teléfono +34 633 183 589, o escribiendo a la dirección de correo electrónico bookings@catifalarga.com

Catifalarga en el Pueblo de Capileira ha diseñado un menú especial para todas aquellas parejas que quieran celebrar en el lugar el próximo viernes 14 de febrero el Día de San Valentín.

Planes románticos en Capileira


Las Lupercales

Uno de los rituales de la antigua Roma con más carga sexual y cuya finalidad era la exaltación de la fertilidad, era la festividad de los Lupercales, que cada 15 de Febrero se realizaban en torno al monte Palatino.

Su nombre deriva de lupus (lobo), en referencia al Fauno Luperco, romanización del griego Pan, dios de los bosques, la agricultura y el pastoreo. Luperco era el dios de la fertilidad y de la sexualidad masculina desenfrenada, dotado de una gran potencia y apetito sexual.

Significado de las Lupercales

En esta festividad se entroncan los mitos fundacionales de Roma así como con los ritos de purificación y preparación ante la estación de fertilidad que se avecina. Ya que el 15 de Febrero  marca el final del invierno y la proximidad de la primavera, por lo que es necesario celebrar ritos propiciatorios para obtener una buena cosecha.

Es decir, la Lupercalia es una fiesta de purificación colectiva, donde se usa la flagelación como símbolo para transmitir las energía fecundadora y la virilidad del macho cabrío, personificado en los jóvenes Lupercos, como portadores de una vitalidad relacionada con la naturaleza salvaje.

Reconstrucción del panel de las Lupercales del Ara Pacis.

Como curiosidad añadir que el origen del nombre del mes de Febrero está relacionado con esta festividad, ya que se baraja que su nombre viene o de las tiras de piel, denominadas Februa, utilizadas en este ritual, o de la deidad sabina Februo o del sobrenombre de Juno Februalis, la que purifica.

El inicio de este ritual se da en la gruta del Lupercal, en la cual Rómulo y Remo fueron amamantados por la loba. En esta gruta, situada en el monte Palatino, se sacrifican varias cabras y un perro [Ovidio (Fasti II, 361)], ambos considerados como animales impuros.

Después del sacrificio, dos jóvenes se acercaban al altar, y eran ungidos en la frente con la sangre del cuchillo utilizado durante el sacrificio [Plutarco (Romulus, 21,10)], a continuación se les limpiaba la sangre con un pedazo de lana empapado en leche, y los dos jóvenes entonaban unas carcajadas rituales.

Con la piel de los animales sacrificados se realizaban unas tiras de cuero denominadas februa. Así los Lupercos, vestidos con las pieles de los animales sacrificados [(Justiniano 43, I, 7)], o bien desnudos según otros autores (Ovidio, Fasti II, 267, 300), iniciaban una carrera frenética alrededor del monte Palatino donde azotaban y fustigaban con sus februa a todo aquel que encontrasen a su paso, sobretodo a las mujeres, para asegurar su fertilidad, ya que ser azotado por los Lupercos era un acto de purificación, denominado februatio.

Podemos imaginar que el clima general durante la celebración de estas carreras era de desenfreno y frenesí, así algunos autores como Cicerón se avergonzaban de haber visto participar a conocidos suyos en esta festividad. Además seguramente esta festividad estuviese acompañada también de un banquete ritual con la carne de los animales sacrificados y regada de bastante vino  [Valerio Máximo (II, 2,9].

El origen de esta festividad según nos relata Ovidio (Fasti II, 425-452) se sitúan en el reinado de Rómulo y Remo, donde las Sabinas tras ser raptadas por los latinos, perdieron su esterilidad. Tras consultar el oráculo de la diosa Juno, en el bosque Esquilo, ésta respondió: » Italidas matres, inquit, sacer hircus inito!» (Que un cabrío sagrado penetre las mujeres de Italia), por lo que un adivino etrusco reinterpretó esta enigmática frase dando inicio al citado ritual.

Los Lupercos constituían una cofradía de sacerdotes, elegidos anualmente entre los ciudadanos más ilustres de la ciudad. En los orígenes de esta festividad debían ser adolescentes que habían vivido de la caza y el merodeo en el bosque, es decir, como lobos-humanos, en su etapa de transición a la edad adulta.

A pesar de que en el año 100 a.C., algunos autores ya consideraban esta festividad como “licenciosa”, ya que es una festividad con una alta carga de sexualidad, durante los años de gobierno de Augusto, las Lupercales recobraron gran importancia, debido a su preocupación ante la falta de nuevos nacimientos entre los ciudadanos romanos.  De la importancia de esta festividad también nos hablan algunos textos, ya que nos dicen que la efectividad de estos azotes para la fertilidad de la mujer era mucho más poderosa que cualquier otro conjuro o poción.

También cuenta la tradición que durante estas fiestas las jóvenes introducían en una caja prendas de ropa femenina, después los muchachos iban sacando las diferentes piezas y se emparejaban con su dueña.

El fin de las Luparcales

Es con el emperador Teodosio, con el decreto del año 345 d.C. cuando las lupercales empiezan su fin, ya que declaraba ilegal el paganismo, condenando a muerte la adoración de ídolos y la realización de sacrificios a los dioses antiguos. Por lo que el colegio de Lupercos desaparece y la fiesta comenzó a distorsionarse, y aunque la festividad se seguía celebrando, ésta fue perdiendo su esencia siendo sustituida progresivamente por actos y cantos de carácter festivos pero permitidos.

A pesar de todo esto, su desaparición oficial no se dio hasta un siglo después, bajo el papado de Gelasio (492-496) quien volvió a decretar la desaparición absoluta de esta festividad, aunque para ello, tuvo que cristianizar esta festividad, instituyendo la fiesta de “San Valentín”, mártir cristiano muerto en el año 270 d.C.

Fuente

Lanjarón , Municipio Turístico de Andalucía

Este pueblo de La Alpujarra cuenta con recursos naturales de primer orden y celebra eventos culturales y deportivos que cumplen con los requisitos de la oferta turística

El alcalde de Lanjarón, Eric Escobedo, ha anunciado en compañía de su equipo de gobierno, el senador, José Antonio Robles, y militantes del PP en la agrupación local, que el Ayuntamiento trabaja <<para superar los trámites administrativos para que Lanjarón sea declarado como Municipio Turístico de Andalucía por la Junta de Andalucía. En la actualidad ostentan esta catalogación 18 municipios: Roquetas de Mar, Chiclana de la Frontera, Tarifa, Chipiona, Rota, Conil de la Frontera, etcétera. Esta figura, entre otras cosas, permitirá que Lanjarón reciba unas 100.000 visitas al año>>, avanzó.

Escobedo, acompañado también por la concejala y diputada provincial, Carmen Lidia Reyes, dijo que <<Lanjarón, gracias a sus aguas y al Balneario, fue uno de los pueblos de España en apostar por el turismo. Lanjarón dispone de una población turística acreditada por la amplia oferta de alojamientos turísticos de que dispone. Sus aguas mineromedicinales y benigno clima han hecho a Lanjarón un lugar de descanso muy concurrido. También encierra una historia que se pierde en la leyenda, quedando el silencioso testimonio de sus monumentos y restos arqueológicos, todo ello enmarcado en un entorno natural que invita a realizar agradables paseos y gratificantes excursiones. Lanjarón, por estos y otros motivos, creemos que es merecedor a la declaración de Municipio Turístico. Nosotros esperamos superar todos los tramites administrativos para que la Junta de Andalucía nos de el visto bueno y Lanjarón sea declarado Municipio Turístico para atraer a más turistas y visitantes, entre otras cosas>>, indicó.

Por su parte, José Antonio Robles dijo que Lanjarón, <<un pueblo conocido dentro y fuera de España gracias a sus aguas mineromedicinales y Balneario merece que sea declarado Municipio Turístico de Andalucía, porque aunque ya lo es desde hace muchos años, atraería a más personas durante todo el año. A partir de 1774 el nombre de Lanjarón comenzó a difundirse en España y fuera de España por los efectos terapéuticos de sus aguas mineromedicinales. Lanjarón dispone de una amplia oferta turística. El equipo de gobierno, con su alcalde a la cabeza, trabaja, y muy bien, en ampliar la oferta turística y de ocio. En esta reunión he sabido también que quiere poner en valor un paseo biosaludable, poner en marcha un mirador, realizar el proyecto del Caminito del Tajo Colorao, crear un Centro de Interpretación de Sierra Nevada, apostar por el deporte, la cultura y los talleres, etcétera. Bajo mi punto de vista Lanjarón merece ser reconocido como Municipio Turístico porque se lo merece>>, terminó diciendo el senador y alcalde de Güéjar Sierra.

Escrito por: RAFAEL VÍLCHEZ LANJARÓN

Fuente: ideal

Lanjarón , Municipio Turístico de Andalucía

Este pueblo de La Alpujarra cuenta con recursos naturales de primer orden y celebra eventos culturales y deportivos que cumplen con los requisitos de la oferta turística

El alcalde de Lanjarón, Eric Escobedo, ha anunciado en compañía de su equipo de gobierno, el senador, José Antonio Robles, y militantes del PP en la agrupación local, que el Ayuntamiento trabaja <<para superar los trámites administrativos para que Lanjarón sea declarado como Municipio Turístico de Andalucía por la Junta de Andalucía. En la actualidad ostentan esta catalogación 18 municipios: Roquetas de Mar, Chiclana de la Frontera, Tarifa, Chipiona, Rota, Conil de la Frontera, etcétera. Esta figura, entre otras cosas, permitirá que Lanjarón reciba unas 100.000 visitas al año>>, avanzó.

Escobedo, acompañado también por la concejala y diputada provincial, Carmen Lidia Reyes, dijo que <<Lanjarón, gracias a sus aguas y al Balneario, fue uno de los pueblos de España en apostar por el turismo. Lanjarón dispone de una población turística acreditada por la amplia oferta de alojamientos turísticos de que dispone. Sus aguas mineromedicinales y benigno clima han hecho a Lanjarón un lugar de descanso muy concurrido. También encierra una historia que se pierde en la leyenda, quedando el silencioso testimonio de sus monumentos y restos arqueológicos, todo ello enmarcado en un entorno natural que invita a realizar agradables paseos y gratificantes excursiones. Lanjarón, por estos y otros motivos, creemos que es merecedor a la declaración de Municipio Turístico. Nosotros esperamos superar todos los tramites administrativos para que la Junta de Andalucía nos de el visto bueno y Lanjarón sea declarado Municipio Turístico para atraer a más turistas y visitantes, entre otras cosas>>, indicó.

Por su parte, José Antonio Robles dijo que Lanjarón, <<un pueblo conocido dentro y fuera de España gracias a sus aguas mineromedicinales y Balneario merece que sea declarado Municipio Turístico de Andalucía, porque aunque ya lo es desde hace muchos años, atraería a más personas durante todo el año. A partir de 1774 el nombre de Lanjarón comenzó a difundirse en España y fuera de España por los efectos terapéuticos de sus aguas mineromedicinales. Lanjarón dispone de una amplia oferta turística. El equipo de gobierno, con su alcalde a la cabeza, trabaja, y muy bien, en ampliar la oferta turística y de ocio. En esta reunión he sabido también que quiere poner en valor un paseo biosaludable, poner en marcha un mirador, realizar el proyecto del Caminito del Tajo Colorao, crear un Centro de Interpretación de Sierra Nevada, apostar por el deporte, la cultura y los talleres, etcétera. Bajo mi punto de vista Lanjarón merece ser reconocido como Municipio Turístico porque se lo merece>>, terminó diciendo el senador y alcalde de Güéjar Sierra.

Escrito por: RAFAEL VÍLCHEZ LANJARÓN

Fuente: ideal

Raíces gallegas en el corazón de la Alpujarra

El pueblo granadino de Capileira, a 1.500 metros de altura, conserva una fiesta de la castaña de los años de repoblación

La denominación de Capileira, un pequeño pueblo de 450 habitantes en lo profundo de la Alpujarra de Granada, suele llevar a engaño. Uno podría pensar que se ha perdido en los Ancares y la sinuosa carretera por las faldas de la montaña reafirmarlo. Pero no, ni es Galicia ni su topónimo es gallego. «Viene del latín medieval, de la palabra cabellera. Porque somos la localidad situada a más altura en el valle del Poqueira», dice José Fernando Castro. La hermana del alcalde de Capileira investiga ahora el árbol genealógico de su familia y, en extensión, el origen de sus apellidos. Pero por el momento, las pistas mueren al pie de la cordillera.

«Es verdad que aquí hay muchos Castro y bastantes apellidos gallegos», dice el regidor. Porque encontrarse a un Portela en la comarca tampoco sería casualidad. El historiador Manuel Vallecillo, que realizó el estudio previo a la descripción del escudo y la bandera del pueblo, estima que el nombre de Capileira ya existía antes de la llegada de los musulmanes y que resistió por la persistencia de la población mozárabe, desechando la teoría de que se originase con la repoblación de gente del noroeste tras la expulsión de los moriscos.

Vallecillo calcula que en el valle del Poqueira se establecieron a finales del siglo XVI 26 familias de origen gallego, el 37 % del total de repobladores. Y su herencia, pese al paso del tiempo, se ve en el paisaje. El castaño es uno de los árboles que vertebra la fiesta más apreciada en Capileira. Porque la Mauraca es, en cierta manera, un magosto a la granadina en el que los habitantes del pueblo se reúnen en la Plaza Mayor para asar el fruto el día 1 de noviembre. «Aproximadamente el 90 % de la Alpujarra, en la época de los musulmanes, estaba plagada de moreras para vender la seda. Ahora son casi un adorno. Y sabemos que los castellanos no plantaban castaños, así que su origen es obvio», dice el alcalde.

Beatriz Gutiérrez, una coruñesa que vive en el pueblo, llegó hace 40 años y ya no se marchó. Ahora, tiene 63. «Estaba en Almería con unos amigos, pero echaba de menos el verde. Vinimos aquí de escapada, pero me gustó tanto que alquilé una casa y me quedé», cuenta. Allí, se topó con la Mauraca, festejada de forma ancestral e incluida en el calendario local de forma oficial desde el año 1991. «Antes se hacía a nivel familiar, pero desde hace tiempo se realiza en la plaza», explica. El Ayuntamiento costea las castañas y también el anís, que antaño se dejaba en los ventanales en señal de amor.

Las ferias de ganado

Con un lápiz, José Fernando Castro traza una línea de oeste a este en la Alpujarra. De Pampaneira a Ugíjar hay casi 16 pueblos. Las ferias de ganado fueron, en la gran mayoría de ellos, el punto de encuentro para los vecinos de la región. Y ahí, se explica, en parte, el tránsito de los apellidos de una punta a otra por los matrimonios que surgieron con el tiempo. «Era donde se conectaba la gente. Las comunicaciones eran malas, pero siempre había quien que se casaba con otros de aldeas lejanas», indica Castro. Él sospecha que su abuela por vía paterna era de Pórtugos, a veinte minutos en coche y a saber cuántos andando en pleno invierno.

Del sol de Málaga llegó hace dos años Margarita Gallego, una viguesa que regenta una tienda de recuerdos en el pueblo buscando la tranquilidad. La encontró y, además, se sorprendió con hallar tradiciones de su tierra. «Desde que vine a Andalucía, es la primera vez que veo una fiesta de la castaña», dice.

La otra España vaciada

A medio camino del Mulhacén, donde se vislumbran las cumbres nevadas, Capileira es un pequeño refugio de paz donde antaño hubo irreverencia a los reinos. El turismo sigue siendo el motor económico del pueblo, pero ahora preocupa la despoblación. Allí viven cinco pintores ingleses y mucha gente en busca del retiro, pero los jóvenes se van.

«Hay quien viene por la nieve, otros por la cabalgata de Reyes y a menudo por el senderismo, pero los que nacen aquí se marchan buscando oportunidades», dice el alcalde. Sin embargo, casi todos vuelven por el 1 de noviembre, por la Mauraca. Y Beatriz, que no olvida sus orígenes, celebraba el pasado fin de año en la Plaza Mayor invitando a una queimada.

Fuente

Raíces gallegas en el corazón de la Alpujarra

El pueblo granadino de Capileira, a 1.500 metros de altura, conserva una fiesta de la castaña de los años de repoblación

La denominación de Capileira, un pequeño pueblo de 450 habitantes en lo profundo de la Alpujarra de Granada, suele llevar a engaño. Uno podría pensar que se ha perdido en los Ancares y la sinuosa carretera por las faldas de la montaña reafirmarlo. Pero no, ni es Galicia ni su topónimo es gallego. «Viene del latín medieval, de la palabra cabellera. Porque somos la localidad situada a más altura en el valle del Poqueira», dice José Fernando Castro. La hermana del alcalde de Capileira investiga ahora el árbol genealógico de su familia y, en extensión, el origen de sus apellidos. Pero por el momento, las pistas mueren al pie de la cordillera.

«Es verdad que aquí hay muchos Castro y bastantes apellidos gallegos», dice el regidor. Porque encontrarse a un Portela en la comarca tampoco sería casualidad. El historiador Manuel Vallecillo, que realizó el estudio previo a la descripción del escudo y la bandera del pueblo, estima que el nombre de Capileira ya existía antes de la llegada de los musulmanes y que resistió por la persistencia de la población mozárabe, desechando la teoría de que se originase con la repoblación de gente del noroeste tras la expulsión de los moriscos.

Vallecillo calcula que en el valle del Poqueira se establecieron a finales del siglo XVI 26 familias de origen gallego, el 37 % del total de repobladores. Y su herencia, pese al paso del tiempo, se ve en el paisaje. El castaño es uno de los árboles que vertebra la fiesta más apreciada en Capileira. Porque la Mauraca es, en cierta manera, un magosto a la granadina en el que los habitantes del pueblo se reúnen en la Plaza Mayor para asar el fruto el día 1 de noviembre. «Aproximadamente el 90 % de la Alpujarra, en la época de los musulmanes, estaba plagada de moreras para vender la seda. Ahora son casi un adorno. Y sabemos que los castellanos no plantaban castaños, así que su origen es obvio», dice el alcalde.

Beatriz Gutiérrez, una coruñesa que vive en el pueblo, llegó hace 40 años y ya no se marchó. Ahora, tiene 63. «Estaba en Almería con unos amigos, pero echaba de menos el verde. Vinimos aquí de escapada, pero me gustó tanto que alquilé una casa y me quedé», cuenta. Allí, se topó con la Mauraca, festejada de forma ancestral e incluida en el calendario local de forma oficial desde el año 1991. «Antes se hacía a nivel familiar, pero desde hace tiempo se realiza en la plaza», explica. El Ayuntamiento costea las castañas y también el anís, que antaño se dejaba en los ventanales en señal de amor.

Las ferias de ganado

Con un lápiz, José Fernando Castro traza una línea de oeste a este en la Alpujarra. De Pampaneira a Ugíjar hay casi 16 pueblos. Las ferias de ganado fueron, en la gran mayoría de ellos, el punto de encuentro para los vecinos de la región. Y ahí, se explica, en parte, el tránsito de los apellidos de una punta a otra por los matrimonios que surgieron con el tiempo. «Era donde se conectaba la gente. Las comunicaciones eran malas, pero siempre había quien que se casaba con otros de aldeas lejanas», indica Castro. Él sospecha que su abuela por vía paterna era de Pórtugos, a veinte minutos en coche y a saber cuántos andando en pleno invierno.

Del sol de Málaga llegó hace dos años Margarita Gallego, una viguesa que regenta una tienda de recuerdos en el pueblo buscando la tranquilidad. La encontró y, además, se sorprendió con hallar tradiciones de su tierra. «Desde que vine a Andalucía, es la primera vez que veo una fiesta de la castaña», dice.

La otra España vaciada

A medio camino del Mulhacén, donde se vislumbran las cumbres nevadas, Capileira es un pequeño refugio de paz donde antaño hubo irreverencia a los reinos. El turismo sigue siendo el motor económico del pueblo, pero ahora preocupa la despoblación. Allí viven cinco pintores ingleses y mucha gente en busca del retiro, pero los jóvenes se van.

«Hay quien viene por la nieve, otros por la cabalgata de Reyes y a menudo por el senderismo, pero los que nacen aquí se marchan buscando oportunidades», dice el alcalde. Sin embargo, casi todos vuelven por el 1 de noviembre, por la Mauraca. Y Beatriz, que no olvida sus orígenes, celebraba el pasado fin de año en la Plaza Mayor invitando a una queimada.

Fuente

Descubrir en bici la naturaleza alpujarreña

A los alpujarreños les apasiona el ciclismo. Su territorio contiene miles de kilómetros de colinas, ideales para practicar esta actividad deportiva. Hay fantásticas caminatas al alcance de todos, que permiten descubrir Capileira, La Taha de Pitres y Trevelez, dedicándole tiempo. Es una gran manera de experimentar la diversidad de los paisajes, entre montañas y bosques, llanuras y playas de la costa tropical granadina. A lo largo de estas rutas, podrás pararte cuando te apetezca e interactuar con los habitantes de La Alpujarra.

Para dar paseos tranquilos, opta por los alrededores del Barranco de Poqueira y La Taha de Pitres. Podrás recorrer magníficos paisajes en bicicleta y descubrir lugares secretos. Si prefieres las actividades deportivas, opta por una ruta en bicicleta de montaña. Las laderas de Sierra Nevada y los relieves montañosos son perfectos para los aficionados a este deporte, se ofrecen circuitos para bicicleta de montaña de alta calidad.

Para que disfrutes de una experiencia aún mejor, te aconsejamos que organices tus salidas en bicicleta de montaña durante primavera – verano. Recuerda también equiparte con casco, guantes y coderas.

Descubrir en bici la naturaleza alpujarreña

A los alpujarreños les apasiona el ciclismo. Su territorio contiene miles de kilómetros de colinas, ideales para practicar esta actividad deportiva. Hay fantásticas caminatas al alcance de todos, que permiten descubrir Capileira, La Taha de Pitres y Trevelez, dedicándole tiempo. Es una gran manera de experimentar la diversidad de los paisajes, entre montañas y bosques, llanuras y playas de la costa tropical granadina. A lo largo de estas rutas, podrás pararte cuando te apetezca e interactuar con los habitantes de La Alpujarra.

Para dar paseos tranquilos, opta por los alrededores del Barranco de Poqueira y La Taha de Pitres. Podrás recorrer magníficos paisajes en bicicleta y descubrir lugares secretos. Si prefieres las actividades deportivas, opta por una ruta en bicicleta de montaña. Las laderas de Sierra Nevada y los relieves montañosos son perfectos para los aficionados a este deporte, se ofrecen circuitos para bicicleta de montaña de alta calidad.

Para que disfrutes de una experiencia aún mejor, te aconsejamos que organices tus salidas en bicicleta de montaña durante primavera – verano. Recuerda también equiparte con casco, guantes y coderas.

Información Covid-19

Catifalarga ha puesto en marcha una estrategia con múltiples enfoques diseñada para afrontar los desafíos de salud y seguridad que conlleva el COVID19.

Cambios en la rutina de limpieza e higiene diseñados para elevar el estándar de limpieza, adecuando nuestros protocolos de interacción entre huéspedes y empleados para cumplir las normas de distanciamiento social.

Las medidas tomadas sobre limpieza y las nuevas normas de hospitalidad abordan la salud y la seguridad tanto de nuestros empleados como de nuestros huéspedes. Si hemos aprendido algo durante esta pandemia, es que estamos juntos en esto. Al cuidar a nuestros empleados y seguir estos nuevos protocolos, estaremos cuidando colectivamente a nuestros huéspedes y a toda la población.

Queremos que nuestros huéspedes y empleados sepan que cuando que estamos preparados para este nuevo desafío, dándoles la bienvenida a nuestra casa rural limpia y segura.

Volver a los pueblos, disfrutar de una forma de vida más pausada y en contacto directo con la naturaleza, vuelve a cobrar gran valor.  Disfruta de un entorno único rodeado de senderos.

Casa Rural en Capileira, un pueblo donde disfrutar de la paz y el descanso en la Alpujarra. Sensaciones y bienestar.

Todo ello se conjuga para que cualquier profesional encuentre en nosotros la Solución Ideal para conjugar el trabajo y la tranquilidad.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística, analizar sus hábitos de navegación e inferir grupos de interés. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos y obtener información sobre qué secciones suscitan interés, permitiéndonos además mejorar la página web y su seguridad. Si hace click en el botón “Aceptar”,  aceptará la implementación de las cookies y solo entonces se implantarán. Si hace click en “Rechazar”,  accederá a la Política de Cookies donde encontrará más. Este banner se mantendrá activo hasta que ejecute alguna de estas dos opciones.

Logotipo Casa Rural Catifalarga en Sierra Nevada